Relato nº1 – El reflejo

El reflejo

El reflejo, un relato de Carlos Venegas

«¿Recuerdas las llamas que incendiaban nuestras almas?, solo hacía falta un ligero roce para que todo ardiese a nuestro alrededor: las miradas, las caricias, los susurros o aquellos besos a escondidas de indiscretos intrusos. Todo parece tan lejano que ya apenas queda el recuerdo vago de aquel calor abrasador capaz de arrasar con todo.»

Lucía desgasta su imagen frente al espejo en busca de las razones que causaron la hecatombe. Matías ya no está, ya no queda nada de su aroma entre las sábanas frías, a pesar de insistir cada día como una maníaca, aferrándose a ellas con todo su ser, intentando respirar cualquier pequeño resquicio de su ya remota presencia.

Levanta de nuevo la mirada para que su reflejo le enseñe las verdades de su vida, contra las que lucha cada jornada y que tienen por mala costumbre ganarle la batalla. Ya apenas se reconoce abatida por la amargura.

«Dime que lo recuerdas Matías, no puedo creerme que lo olvidaras, no entra en mi cabeza que no quede nada de lo nuestro en tu interior. Cierra los ojos y busca en lo más profundo de ti, allí estamos los dos, haciendo el amor como bestias salvajes, porque lo nuestro no era un amor racional Matías, lo nuestro era instinto puro, el que te llevó a desgarrarme la ropa en aquella calleja oscura de Toledo, sosteniendo el peso de mi cuerpo sobre la helada pared de piedra. Pero yo no sentía ni un átomo de frío, era capaz de derretir el Polo Norte si tú me lo pedías.»

Una lágrima resbala por su rostro anguloso, víctima de la extrema delgadez que le ha provocado la depresión. Le sorprende que aún le queden llantos, pues tiene la impresión de que ya se ahogó en su propia miseria el mismo día en que el amor de su vida le dijo que ya no la quería. Se desvanece la persona que tiene delante, convirtiendo su figura en una mueca grotesca, y se sorprende de reconocerse en ella como la persona que es y no la que fue.

«Te lo di todo… todo. Mi vida entera te la regalé sin pedir nada a cambio, porque no había nada más que yo quisiese en el mundo que sentir que eras mío; inundar mi boca con tus besos, tocar el paraíso con tu sexo, alcanzar las estrellas siendo partícipe de tus sueños… Pero eso terminó, porque tú ya no me quieres. Ya no me quieres.»

Siente como se desprende la lágrima que, obstinada, se negaba a caer desde el mentón a la porcelana del lavabo. No sin esfuerzo, aún con la cabeza inclinada, vuelve a abrir los ojos para encontrar ese embalse color carmesí que lo ha teñido todo a su alrededor. Lucía se sorprende de lo que ve, como si no supiese el porqué de la situación. Temblorosa y lenta alza las manos hasta la altura del espejo, como si el mundo real fuese lo que hay tras el vidrio y no lo que siente bajo sus pies descalzos. Están pegajosas y huelen a sangre. Se pregunta de dónde ha salido, para encontrar la respuesta en la empuñadura de un cuchillo de cocina que sobresale de su abdomen, a la altura del vientre.

Vuelve a alzar la vista para, tras comprender que no está en su baño, encontrarle a él a través del espejo, tendido sobre una cama en la habitación aledaña. Desde su posición, el hueco de la puerta solo le permite ver la parte de la cabecera. Matías no aparta los ojos de ella, pero tienen una expresión extraña. Están carentes de amor por ella, ya no queda nada de lo que fueron en esa mirada, tampoco hay un resquicio de vida en sus pupilas contraídas y eso le perturba.

A duras penas consigue llegar al marco de la puerta, ha perdido mucha sangre y el roce lacerante de la hoja abriéndose paso entre la carne y las vísceras en cada movimiento tampoco lo pone fácil. Pero por fin llega para ver la escena.

«Ah, ya lo recuerdo. Ya te recuerdo.»

Sobre el cuerpo sin vida de Matías yace una mujer morena de piel y melena castaña. Al contrario que el cuerpo de Matías, que solo presenta un corte profundo a la altura del corazón, con ella se ha ensañado.

Camina hacia el borde de la cama y, tras mucho esfuerzo, consigue tumbarse a la vera del amor de su vida para esperar que la muerte le llegue. Solo hay algo que quiere romper la calma, suena a un eco en la lejanía. Son gritos de niños, dos parecen. Poco a poco le da la sensación que consigue distinguirlos mejor y que el volumen de sus voces aumenta en su mente hasta casi ensordecerla.

Levanta la mirada y la dirije hacia la procedencia de las voces topándose con la presencia de dos pequeños de unos doce años amarrados a sendas sillas y que, desgarrando sus gargantas, gritan entre sollozos que el hombre que yace a su lado no se llama Matías.

«Qué sabrán unos niños del amor. De su amor.»

¡Si te gusta lo que lees no dejes de compartir y comentar!

 

Anuncios

Autor: carlosvenegasdc

Ilustrador, diseñador gráfico y webmaster, realizo también servicios editoriales (corrección ortotipográfica y de estilo, maquetado para ebook e impreso y diseño de cubiertas). Community Manager, redactor de contenidos y aprendiz de SEO. Alegre, entusiasta y soñador. Me encanta escribir y dibujar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s